Estás aquí:

Filosofía Swinger

El swinger es una actividad sexual de parejas estables, crece como fantasía de ambos, como resultado de un alto grado de comunicación; recorre el proceso de construcción de la confianza mutua y de la opción de dejar a tras prejuicios sociales. Es la posibilidad de oxigenar la relación bajo un fundamento de honestidad, respeto y comprensión.

Es de vital importancia conocer las inquietudes, fantasías y límites de cada miembro de la pareja, aceptarlas y de mutuo acuerdo llevar a cabo aquellas experiencias que los enriquezcan sin sobrepasar los límites de cada uno, forzando situaciones que puedan generar incomodidad.

Dentro del estilo de vida swinger hay cabida a experiencias entre mujeres, trios en general, intercambio de parejas o simplemente observar o ser observado.

Es importante aclarar que no siempre nuestras expectativas son las mismas de otras parejas, por lo tanto, la comunicación verbal o no verbal, es un indicador para conocer las inquietudes de los demás. Aquellas parejas que experimentan la filosofía swinger, aprenden a desligar la parte sexual de la parte afectiva.

Entendiendo la sexualidad como un contacto puramente físico, que en la eventualidad de experimentarlo con personas diferentes a nuestras parejas estables, no altera el sentimiento afectivo enmarcado siempre dentro del más profundo amor hacia nuestra pareja.